· 

CONSECRATIO

 En la religión de la Antigua Roma una consecratio era un acto ritual por la que un mortal era elevado a estado de divinidad, subido al cielo (apoteosis) y era llamado a participar de los honores a ellos dedicados.

 

Este culto imperial se rendía a los emperadores y a los miembros de la familia imperial fallecidos y divinizados oficialmente por un decreto del senado romano. La consecratio era desconocida durante la República romana. Para adquirir esta nueva naturaleza divina, era necesario que el Senado decretase la consecratio, en función de los méritos y de la obra del emperador o de los miembros de la familia imperial.

 

Conseguían el apodo de divus (divinos, deificados), en el caso de los hombres o diva (divinas, deificadas), en el de las mujeres, como tales divinidades y contaban con su propio sacerdocio y se realizaban ceremonias regularmente en su honor...

 

 

Texto tomado de: Wikipedia en donde puede seguir leyendo

 

Fotografías: Paco Pelegrina

Escribir comentario

Comentarios: 0