CONCEPCIÓN RODRÍGUEZ

CONCEPCIÓN RODRÍGUEZ (1802-1880)

ACTRIZ

 

Nacida en la ciudad de Palma de Mallorca en 1802. Hija de actores hizo su debut a la edad de trece años en teatros de las ciudades de Sevilla, Granada y Barcelona en la temporada de 1816-1817.

 

Contemporánea de Bárbara y Teodora Lamadrid, Pepita Valero, Joaquina Baus y Matilde Díaz entre otras. Actuó como protagonista de la la mayoría de obras de autores ya consagrados como fueron Manuel Bretón de los Herreros, Manuel Eduardo Gorostiza o Francisco Martínez de la Rosa.

 

Personifica la introducción del «principio de naturalidad» o «principio de verdad» frente a una gesticulación y mímica exageradas propias del teatro del siglo XVIII. Si hasta ahora el foco de atención principal del espectador era el actor más que el personaje representado, Concepción Rodríguez hace hincapié en este último, por lo que por primera vez se observa una identificación entre actriz y personaje.

 

Sobre su arte interpretativo, Bretón afirmó tras el estreno de su obra Marcela o cuales de los tres, en 1831, que no era posible «[...] representar con más gracia, naturalidad y decoro el carácter de Marcela [ ...] ». Mariano José de Larra , haciendo referencia a su papel de Laura en la obra la Conjuración de Venecia de la Revista española, de la que era crítico teatral, lo siguiente:

 

«La Sra. Rodríguez ha interpretación con perfección sume papel y esa es Laura sensible, amante, que ha pintado el poeta. ¡Qué calor y qué verdad en aquellas palabras! ».

 

La huella y el magnetismo de la Sra. Rodríguez son innegables como muestran múltiples testimonios de la época. Así, por ejemplo, se publicó en Barcelona en 1831 «Composiciones poéticas a la señora Concepción Rodríguez, célebre actriz de los teatros de la Corte, con motivo de las representaciones que acaba de dar en el de esta ciudad»; aunque el homenaje más ferviente es de Bretón el que le dedicó célebres poemas:

 

"A la señora Concepción Rodríguez, primera
actriz de los teatros de Madrid, con motivo de
haber Pasado al de Sevilla en el año 1829.

 

¿Por qué enmudece de Hipocrene el canto?
¿Por qué, depuesta, oh plácida Talía,
la máscara donosa y la alegría,
Banas tú faz en encendido llanto?

 

Cual ha ti diestra súbita quebranto
ropa el hierro, Melpómene, que un día
en el Mantuano pueblo ora movía
la salamandra compasión, ora el espanto?

 

¡Ay !, me respondió, huérfana la escena
de super alumna mejor la ausencia llora,
y hondo gemir en super Ámbito resuena.

 

Betis en tantos cual á nueva aurora
la Acoge absorto, y en super orilla amena
la proclama del Hispalis señora ".

 

En 1825 se casó con el francés Juan Grimaldi, empresario y renovador de la escena teatral española y periodista político, con quien participó activamente en la vida artística, intelectual y política de la época.

 

Abandonó la escena para ir a vivir a París en 1836, cuando Grimaldi fue nombrado cónsul.

 

Texto tomado de WIKIPEDIA