HASTA QUE LLEGÓ SU HORA

CLAUDIA CARDINALE, co-protgonista
CLAUDIA CARDINALE, co-protgonista

HASTA QUE LLEGÓ SU HORA (1968)

(Once upon a time in the West, C'era una volta il west)

Productora: PARAMOUNT

Director: Segio Leone (1929-1989)

Guión: Sergio Donati (1933) y Sergio Leone

Argumento: Dario Argento (1940-), Bernardo Bertolucci (1940-), Sergio Leone

Música: Ennio Morricone (1928-

Fotografía: Tonino Delli Colli (1923-2005)

Actores protagonistas: Claudia Cardinale (1938- ) Charles Bronson (1921-2003), Henry Fonda (1905-1982), Jason Robards (1922-2000)

 

Actores secundarios: Woody Strode (1914-1994), Jack Elam (1920-2003), Al Mulock (1926-1968), Gabriele Ferzetti (1925-2015)

 

Podría considerarse como la obra maestra de Sergio Leone (junto con Érase una vez América), así como una obra maestra del más auténtico western, la época dorada para el cine español e italiano “del oeste”, los años 60 a 70. Con posterioridad se han hecho algunas películas sobre el western, que pueden considerarse de primer orden como son el Grupo Salvaje (1969) de Sam Peckinpah, y como no Sin perdón (1992) de Clint Eastwood.

 

 

Mucho se ha escrito sobre esta película, por ello poco podré yo aportar, pero para mí hay varios temas que me gustaría comentar como memorables en la misma.

EL TREN - Su importancia en el "Lejano oeste"
EL TREN - Su importancia en el "Lejano oeste"

EL GUIÓN - ARGUMENTO

 

Sobre esta película se ha dicho que puede considerarse como "un cántico a la muerte", pero esto suena fuerte; otros le clasifican dentro del spaguetti western, aunque se puede decir claramente que está muy por encima de este género.

 

Aparte de los apelativos gratuitos, como cualquier película que se considere buena, detrás de ella tiene que haber forzosamente un buen guión, y yo diría que en este caso el guión está hecho para la imagen, ya que el diálogo, casi siempre es breve y conciso.

 

Uno de los guionistas fue Bernardo Bertolucci (para quien no le conozca) director de El último emperador, ganadora de 9 óscar entre ellos el de mejor guión adaptado y director también de El último tango en París.

 

Darío Argento,director y guionista, que entonces solo contaba con 28 años, y que después se especializaría en guiones del genero giallo.

 

Y por último el mismo Sergio Leone y su colaborador en otras películas Sergio Donati.

 

 

Plano general del comienzo de la película
Plano general del comienzo de la película

EL PLANO CORTO

 

 

Si consideramos el cine un su principal conexión con el espectador, sin duda es la imagen. Esa imagen que nos fusiona con la ideas que los directores nos quieren transmitir en su comunicación. En ésta película desde el comienzo de los créditos nos transmite expresiones, sentimientos, y nos sitúa en un codo a codo con los actores. Se visualiza hasta el último detalle, (la mosca, la gota de agua, la noria, el telégrafo), esto en los primeros 10 a 15 minutos, en donde los planos cortos de los tres secundarios, (Strode, Elam y Mulok), con una actuación muy breve nos van subiendo la tensión, y comunicando que va a pasar algo extraordinario. La tesión ya ha sido creada. La película ya te ha enganchado.

 

 

Puse sobre la fotografía para ampliarla

En la parte central de la película continuan los planos cortos, en varias secuencias, pero si hay una en la que el expectador puede sentirse intimidado, y a veces sintiendo un poco de "verguenza ajena" es la escena de Frank con Jill McBain, durante la cual se mantiene una relación (dudo si mas sexual que sentimental) y en donde las expresiones del rostro de ella te hacen innecesario cualquier diálogo. También los planos de Gabriele Ferzetti (Morton) en el tren son memorables, y durante los cuales vuelve la lentitud exacerbada a adueñarse del expectador.

 

Finalmente, también en los últimos minutos de las película abundan los planos cortos, el duelo final recreado con una lentitud parsimoniosa, hace aflorar infinidad de sentimientos hacia los personajes, (el malo-Frank y el vengador-Armónica), y en donde se nos descubre el motor que durante toda la película ha movido al personaje de Armónica, en unos flashback puntuales y acertados.

 

En resumen puede decirse que la utilización del plano corto y medio por parte de Leone consiguen en gran parte de secuencias, que el diálogo no sea necesario, con lo que se dignifica la esencia del cine que sigue siendo imagen en su principal acometido.

 

 

 

Escena de Henry Fonda y Claudia Cardinale, protagonistas
Escena de Henry Fonda y Claudia Cardinale, protagonistas

LA MÚSICA

 

Si en la trilogía anterior de Leone: Por un puñado de dólares (1964), La muerte tenía un precio (1965) y El bueno, el feo y el malo (1966), destacaba un tema musical (salvo contadas excepciones) como hilo conductor de las mismas, y que por ello las recordamos casi todos, en cambio, en esta película existen cuatro temas que nos lleva cada uno a su personaje, destacando sobre todo la música de la armónica como melodía más identificada, que acompaña cada momento a Charles Bronson. Leone participó con Morricone en la elección de la música, y dándole tanta importancia que se compuso ésta antes de realizar la película.

 

LA FOTOGRAFÍA

 

Tonino Delle Colli, director de la fotografía en esta película, fué uno de los pilares de la misma. Podría escribirse un libro sobre las películas que nos dejó, pero solamente citaré alguno de los directores para los que trababajó: Mario Monicelli, Pier Paolo Passolini, Nino Ricci, Roman Polanski, Federico Fellini, y por último en La vida es bella dirigida por Roberto Benigni.

 

LOS SECUNDARIOS

 

En esta película los actores secundarios tienen un protagonismo importantísimo, más que nada porque con breves actuaciones quedan grabados en la mente de espectador.

En primer lugar tenemos los tres malos-asalariados (Strode, Elam y Mulock), que Frank envía a la estación para dar la bienvenida a Charles Bronson (Armónica) y que posterior a los diversos planos cortos que nos ofrece Leone de los tres (junto con los créditos), nos deleita el director con varios cuadros casi coreográficos en las que el solamente intercala cuatro frases de diálogo. Son diez minutos que podrían ser considerados independientemente de la película y sería un corto extraordinario.

 

También destaca la actuación de Gabriele Ferzetti, que aunque ya había hecho algunas películas de protagonista (Las amigas y La Aventura las dos de Antonioni), lo habíamos visto más en papeles secundarios y que aquí encarna al acaudalado y maléfico Morton. Asímismo un papel corto pero memorable es el realizado por Frank Wolff (Fredd McBain) que tiene el papel de marido de la expléndida Jill McBain.

 

 

En resumen puede decirse que la actuación de los secundarios en esta película, trasciende de lo habitual y engalanan la cinta con pinceladas de maestros.

 

 

Por último solo tendría que hablar de los protagonistas: Claudia Cardinale, Henry Fonda, Charles Bronson y Jason Robards, pero para cada uno de ellos será más adelante, cuando me ponga a ello.

 

Francisco Pelegrina López

Pulsar sobre las fotografías para ampliarlas