ELIZABETH TAYLOR

ELIZABETH TAYLOR  en 1955
ELIZABETH TAYLOR en 1955

ELIZABETH TAYLOR (Elizabeth Rosemond Taylor) (1932-2011)

 

 

Interminable la lista de grandes actrices que hemos visto en el cine, ¡muchas y muy buenas actrices! Nadie lo duda. Y una de las grandes que hemos podido disfrutar, los amantes del cine, está Elizabeth Taylor. Los más jóvenes quizás ni la conozcan, pero los que tenemos ya algunos años, sabemos que fue una de las grandes, (no en estatura, ya que solo medía 1,57 metros). Actriz extraordinaria, válida sobre todo en sus interpretaciones de dramas. Su belleza cautivó a millones de espectadores y se puede decir que era realmente muy guapa.

 

Durante su vida artística fue ganadora de muchos premios entre otros, tres Óscar, cinco Globos de oro, seis Golden Laurel, tres BAFTA, y el reconocimiento de la Reina Isabel II con el título de “Dama Comandante del Imperio Británico”. Y en 1999 el American Film Institute la nombre como la séptima mejor estrella femenina de los primeros cien años del cine norteamericano.

 

Y si en su larga trayectoria podemos destacar varias películas, para mí las mejores pueden ser las dos siguientes: ¿Quien teme a Virginia Woolf ?(Who's Afraid of Virginia Woolf?) (1966) y La gata sobre el tejado de zinc (Cat on a Hot Tin Roof ) (1958).

 

 

En la primera de ellas, un auténtico drama, interpretado junto con el que fue su marido varias veces, Richard Burton, y en el que hizo un papel magnífico, interpretando los dos un matrimonio “quemado”, y en donde aprovechan para reprocharse toda clase de comportamientos y sacar lo peor que hay en ellos. Dirigida por Mike Nichols sobre el guión de Ernest Lehman. Para mí es una película que no debe perderse cualquier buen aficionado al cine.

Y la segunda, a pesar de tener al lado a Paul Newmann y el grandioso Burl Ivers, destacó en su papel de esposa dentro de otro drama familiar donde salen a relucir la relaciones padre-hijo, el amor, y la hipocresía. Basada en la novela de Tennesse Williams y con dirección de Richard Brooks y con un guión excelente del mismo Richard Brooks y James Poe. Al igual que la anterior una película sencillamente extraordinaria.

 

Su vida privada fue ante toda ajetreada, ya que con ocho matrimonios no creo que tuviese tiempo de aburrirse, aunque parece ser que su gran amor fue Richard Burton, pero personalmente creo que (en su vida personal) se refleja mucho la interpretación que hace en cualquiera de estas dos películas citadas.