MARIPOSARIO DE NÍJAR  (Almería)

HISTORIA DE UNA AVENTURA

 

Número 1. HIBISCUS

 

Casi 38 grados ya, son solamente las once de la mañana...

 

Caminamos sudorosos después de haber recorrido más de 30 kilómetros (en coche claro), y divagamos si encontraremos un oasis o si solamente encontraremos algunas flores.

Aparcamos el vehículo y caminamos cincuenta o sesenta pasos. Hemos localizado el lugar. El hibiscus nos recibe dentro de sus círculos de piedra, dentro de los cuales, con el riego les llega pausadamente la vida, hay varios situados en la entrada, que los bordeamos despacio y dejando nuestro pequeño suspiro del cambio en el colorido: hemos dejado el asfalto ardiente y hemos llegado al diminuto vergel que buscábamos.

 

Yo prefiero el rojo, de la sangre, aunque el blanco nos ofrece un vago recuerdo simbólico, de la "blanca pureza y virginidad" que tantas veces nos susurraron o nos advirtieron que era buena y positiva, y que no dudamos de ello hasta que la conciencia que nos acarició en nuestra adultez no llevó por derroteros reales. El amarillo es otra cosa. Puede ser mala suerte, puede ser apocalipsis, puede ser muchas cosas.

 

Vosotros podéis elegir a vuestro antojo..

 

Pero realmente nosotros no buscábamos flores, ¡no! buscábamos otra vida... un poco más de vida.

 

 

¡Ya os contaré!

HISTORIA DE UNA AVENTURA

 

Número 2. La vida breve.

 

La palabra aventura procede del latín “adventura”, del verbo “advenire” (o sea, llegar). Por ello más o menos la palabra “adventura” se refiere a “las cosas que han de llegar”. Pongo esta breve aclaración para que se entienda el título de ésta HISTORIA DE UNA AVENTURA.

 

Ya os hablé del HIBISCUS, en sus diversos colores, ya nos encontramos inmersos en un pequeño vergel dentro del un paisaje agreste y casi desértico. Éste vergel recoge en unos metros cuadrados una concentración enorme de vida.

 

Os dije que buscábamos más vida. Y la encontramos, ¡vaya que si la encontramos! Aquí estamos dispuestos a compartir unos minutos de nuestra larguísima vida, con una gran parte de la brevedad de la suya que puede ser de una semana, un mes, o puede que algo más.

Pero mi admiración crece cuando observo que no desperdician nada de su tiempo: revolotean, sienten, viven, liban...

 

INFORMACIÓN.

 

  1. Tienen veinte minutos de vista libre.

  2. A continuación visita guiada para comprender con todo detalle.

  3. Después otros veinte minutos para disfrutar con ellas

  4. Al finalizar se le obsequia con un vaso de zumo “fresquito”

 

 

Os seguiré contando...

HISTORIA DE UNA AVENTURA

 

Número 3 (y última). La belleza regalada

 

Regalada ciertamente la belleza, porque si pudiésemos medir el valor de la misma sería tan elevado, que la deuda perduraría en nuestro debe por los siglos.

 

En la carretera AL-306, subiendo hacia Níjar un poco antes de llegar a la población (en un desvío a la derecha) se encuentra el Mariposario de Nijar, en la finca el Hualix, y en unas instalaciones sobrias y mimadas.

 

Puesto en funcionamiento con capital privado, y al ser difícil de clasificar en los parámetros habituales, no les está siendo fácil a las personas que lo instalaron el conseguir subvenciones para el mismo, por lo que la inversión realizada por ellas es grande.

 

Aún así no caen en el desánimo que podría pensarse, sino que el entusiasmo está en ellas, para mantener el lugar y por ello los proyectos que sobre el mismo albergan son grandes y preciosos. Esperemos que todo pueda realizarse según se desea.

 

Ya ha terminado casi el verano, pero si estáis cerca de la zona o si os es posible visitarlo no lo dudéis. Estoy seguro que os encantará.

 

Tienen precios especiales para niños y la atención y el interés con que te atienden ya vale la pena.

 

 

¡Animaros!