ALBOLODUY

Vista general de Alboloduy

 

Para los datos actualizados de esta población, pueden ver la página de su Ayuntamiento, y la de Wikipedia, y en algunos sitios más de la web que los hay muy buenos. Yo os pongo aquí la descripción de mediados del siglo XIX de Pascual Madoz que en su extraordinario diccionario lo describe con todo detalle, y aparte algunas fotografías de la población actual.

 

“Villa con ayuntamiento en la provincia y administración de rentas de Almería (5 leguas), partido judicial de Gérgal (2), audiencia territorial, capitanía general y diócesis de Granada (19). Está situada a la margen sur del río de su nombre, en el frondoso valle, cercado de montañas, y su clima es sano, sin que se conozcan enfermedades endémicas. Como es muy reducido el terreno que ocupa, ha sido preciso que la altura de sus 399 casas supla esta falta, y por eso casi todas son de dos pisos, y aunque de fabricación tosca e imperfecta alineación, se hallan distribuidas en calles empedradas que forman tres entradas públicas, y cuatro plazas cuadriláteras denominadas de la Iglesia Vieja, de la Nueva, de la Cárcel, y de la Constitución: en esta se encuentra el pósito, de bastante capacidad y un mirador de la villa. La cárcel es muy reducida. Tiene escuela de primeras letras dotada con 1,650 reales de propios, y una pequeña retribución de los 30 niños que concurren a ella, 10 de los cuales saben escribir; una posada; casa para la municipalidad y los restos de una fortaleza antigua: la primitiva iglesia, aunque ruinosa, se conserva todavía, y la moderna concluida en 1802 a espensas de la masa decimal, es de elegante construcción, con dos capillas y dos sacristías, siendo digno de notarse por su buena escultura, entre las efigies a que en sus altares se da culto, la de un Jesús Nazareno: en su primera fundación estuvo servida por un cura y un beneficiado, hoy por el primero que es de provisión ordinaria, por oposición y un teniente que nombra el diocesano: la torre encierra un reloj; la población se surte del agua del río y de las fuentes que en él nacen. Al sur y como a un tiro de fusil, se halla sobre un cerro la ermita del Santo Cristo de la Humildad, cuyo culto se sostiene de limosnas y en vez de cementerio se da provisionalmente sepultura a los cadáveres en un egido destinado a este objeto.

Confina el término por norte con los alcabalatorios de Gergal y Baza; este con el de Santa Cruz; sur con los de Ragol y Alsodux; oeste con el de Canjayar: en el que se encuentran las aldeas Alcubilla y Aulago; la primera situada a 1 ½ legua al norte de la villa en el camino real de Almería a Granada con 53 vecinos, una ermita servida por un capellán, dos ventas y una fábrica de alumbre; la segunda en igual dirección, aunque a 2 ½ leguas y en el camino que conduce al Almería a Baza, tiene 91 vecinos, una posada, y otra ermita, servida por el mismo capellán que la anterior. Se observan en algunos puntos señales de fundiciones anteriores y minas abandonadas que atestiguan lo mucho que en tiempos remotos se dedicaron los habitantes de este territorio a beneficiar los minerales preciosos que en el encontraban.

Casi todo el terreno, que comprende 8,000 fanegas de las cuales 300 son de riego, en áspero y montañoso, con varias ramblas y barrancos que descendiendo de las alturas van a dar al río Alboloduy, cuyo curso es de NO a sureste y fertiliza las tierras de sus márgenes… las labores de campo se hacen con 80 pares de mulas.

Producción: La más abundante es la cebada; el trigo aunque escaso es de excelente calidad, y también se cosecha centeno, maíz, legumbres, hortalizas, excelentes frutas que se exportan a los pueblos comarcanos, aceite, vino de mala calidad, alguna seda y pactos para los ganados.

Población: 516 vecinos, 2.067 habitantes dedicados a la agricultura, ganadería y arriería, con unos 200 jumentos que se emplean algún tiempo en conducir metales de las minas plomizas de la Sierra de Gádor, y los crecidos productos de fabricación de esparto, importando vino de Alhama la Seca y la Alpujarra y aceite y trigo de Jaén: hay cuatro tiendas de abacería, ocho molinos harineros de agua que surten al pueblo y a los de la costa, uno de aceite y la mencionada fábrica de alumbre que se estrae para dar tinte a las bayetas de las fab. de Antequera…

Entre las donaciones que los Reyes Católicos hicieron al último rey moro de Granada, en la capitulación, por la cual se entrega esta ciudad, aparece la Taha de Alboloduy, con todos sus heredamientos, pechos, derechos y rentas. Habiendo determinado este nombrado rey pasar a África, siéndole más insoportable la vida privada entre los mismos despojos de su trono, vendió todas sus posesiones a los mismos reyes, y entre ellas esta, en 80.000 ducados. Vuelto su dominio a la corona por este título oneroso, en 1504 los Reyes Católicos hicieron merced de ella a D. Sancho: vino al señ. de los duques de Gor, estos le han poseído, con el goce de las tercias vecinales hasta la incorporación de los señ. Es villa, desde   que fue conquistada al agareno; tuvo gobernador, con fortaleza de la que se conservan ruinas, y algunos restos de torreones muy inmediatos a la población. En ella residió por algún tiempo en estos últimos años la capitalidad del juzgado de 1.ª instancia de Gergal, que después ha vuelto a establecerse en esta v., donde continúa.

 

FOTOGRAFÍAS DE ALBOLODUY