OBRAS Y FRAGMENTOS

    Con Hesíodo, hablamos de uno de los autores clásicos griegos más importante, menos conocido que Homero, (aún hoy, no sabemos con claridad cual de los dos fue anterior al otro), pero la obra que aquí presentamos es muy importante. Hace casi tres mil años que se escribieron estas obras que reflejan la trasmisión de la tradición en sus escritos. En esta obra Hesíodo

“…abrió la puerta a la conciencia individual del hombre antiguo, al reconocimiento de un Derecho sancionado por la divinidad y, lo lo que es más importante, a la organización espacial y temporal, religiosa e historica del mundo. Él dio una estructura coherente a los mitos griegos y éstos inspirarían luego amplias parcelas de la creatividad humana, no sólo la literatura, sino también la filosofía, la teología, la música, la pintura y otras artes”.

“La mayor parte de los materiales que conforman la Teogonía y los Trabajos y Días estan ahí. Algunos pertenecen ya a la Grecia micénica y postmicenica tal como los descubrimos en los aedos que cantaban los poemas homéricos. Los nombres de los dioses, algunos detalles de su historia, los catálogos de los ríos, el origen e historias de muchos héroes, son aludidos ya en la Ilíada y en la Odisea, es decir, pertenecen al sustrato cultural del mundo de Hesíodo y eran tal vez habituales en los concursos poéticos…”

    Así describe con mucha mestría, Aurelio Pérez Jiménez en la Introducción a esta obra publicada en la Biblioteca Básica Gredos.

    Teogonía y Trabajos y Días se completa con Escudo, Fragmentos y por último, con la obra  Sobre el origen de Homero y Hesíodo y el Certamen de éstos.