EL QUIJOTE. CAPÍTULO III

"...con las dos dichas doncellas, se vino adonde Don Quijote, estaba, al cual mandó hincar de rodillas y leyendo en su manual como que decía alguna devota oración, en mitad de la leyenda alzó la mano y dióle sobre el cuelo un gran golpe...". Cap. III