EL QUIJOTE. CAPÍTULO IV

"Dábanle voces sus amos que no le diese tanto y que le dejase; pero estaba ya el mozo picado y no quiso dejar el juego hasta envidar todo el resto de su cólera ; y acudiendo por los demás trozos de la lanza los acabó de deshacer sobre el miserable caido,...". Cap.IV