EL QUIJOTE. CAPÍTULO V

"Recogió las armas, hasta las astillas de la lanza, y liólas sobre Rocinante, al cual tomó de la rienda y el cabestro al asno, y se encaminó hacia su pueblo bien pensativo de oir los disparates que Don Quijote decía." Cap. V