EL QUIJOTE - CAPÍTULO XIX





"Yendo pues desta manera, la noche escura, el escudero hambriento, y el amo con ganas de comer, vieron que por el mismo camino que iban, venían hácia ellos gran multitud de lumbres, que no parecían sino estrellas que se movían.". Cap. XIX


 "... y á poco trecho que caminaban por entre dos montañuelas se hallaran en un espacioso y escondido valle, donde se apearon, y Sancho alivió el jumento, y tendidos sobre la verde yerba, con la salsa de su hambre almorzaron, comieron, merendaron y cenaron á un mismo punto, satisfaciendo sus estómagos..." cap. XIX