BOCA

BOCA. La primera significación nos viene de los jeroglíficos egipcios, como significado de la palabra. En el Antiguo Testamento, se relaciona frecuentemente con el fuego, con adjetivos como “devorador” o “consumidor”. De ahí los animales legendarios que escupen fuego. No es coincidencia casual que los dos hechos principales que distinguen al hombre sean el lenguaje y el fuego. Por ello el simbolismo de la boca es ambivalente como fuego creador (verbo) y destructor (devoración). En la iconografía de la Edad Media con frecuencia se representaban bocas de dragón o enormes peces por cuyas bocas se penetra en el mundo interior o inferior.