CIPRÉS

Granada, ciudad de cipreces

 

CIPRÉS

 

 Probablemente debido a su verdor perenne, se le llama “árbol de la vida”, por eso se le considera árbol sagrado entre muchos pueblos.

Atributo de muchas divinidades femeninas (Perséfone, Afrodita, Cibeles, Artemis, Envinome, Atenea, Hera)

Entre griegos y romanos se le relacione con las divinidades del infierno, está relacionado con Plutón, y por eso pasó a ser planta en los cementerios, y por eso en Europa pasa a ser símbolo de duelo, y probablemente también por su resina incorruptible y su persistente follaje, se le relaciona con la resurrección e inmortalidad.

En la antigua China el consumo de semillas del ciprés procuraba longevidad, pues eran ricas en sustancia yang.

Orígenes ve en este árbol el símbolo de las virtudes espirituales, ya que “el ciprés desprende muy buen olor” de la santidad.

También en Japón, una de las maderas más usadas en los ritos del shinto es una variedad del ciprés.

Asimismo como símbolo de inmortalidad se representa el ciprés en las logias de las sociedades secretas chinas, a la entrada de la “Ciudad de los Sauces” o del “Círculo del Cielo y de la Tierra.”