VULCANO

VULCANO (equivalente al Hefesto/Hefeitos griego)

 

Dios romano del fuego, además de patrón de los oficios relacionados con los hornos en la religión de la Antigua Roma

Pertenece a la fase más antigua de la religión romana. Marco Terencio Varrón señaló, citando los Annales pontificum que el rey Tito Tacio había dedicado altares a una serie de divinidades entre las que se encontraba Vulcano.

 

La dirección de su culto correspondía al Flamen Vulcanalis y su festividad era el 23 de agosto, fecha en la que se celebraban los Vulcanalia. Su templo principal en Roma era el Volcanal, situado en el Foro Romano. También fue particularmente relevante su culto en la ciudad de Ostia.

 

 

Con el tiempo, Vulcano sufrió un proceso de identificación con el dios griego Hefesto hasta que, en el periodo clásico, asimiló sus características. Por dicho motivo, su genealogía en la tradición latina es complicada. Según las diferentes versiones del mito, se le ha considerado padre de Céculo, Caco, Servio Tulio, Júpiter y Perifetes; hijo de Juno y de Júpiter; y amante de la esclava Ocresia y las diosas Maya, Mayesta, Fortuna y Feronia.