PAN

La primera simbología del pan es su identificación con alimento. Los primeros en hacer pan fueron los egipcios y de ahí paso a los pueblos del Mediterráneo. Sobre todo a las legiones romanas les sirvió por su facilidad para conservarlo y transportarlo.

El cristianismo es probablemente el que ha dado más significación al pan. Jesús de Nazaret sigue la tradición judía de la bendición del pan y el vino. El pan fue el alimento de la última cena, y en torno a él se celebra el sacramento de la Eucaristía. 

También su simbología tiene un aspecto sexual, ya que el pan es símbolo de fecundación y perpetuidad por proceder de la fecundación de las semillas del trigo.