PIE

 

Probablemente el pie es un símbolo ambivalente. Junto con la mano es la parte esencial del cuerpo humano.  Diel afirma que el pie es el símbolo del alma porque aguanta al hombre en posición erecta. En las leyendas griegas, la cojera se identifica con una deformación anímica (Hefesto, Mani).

Con el pié también se hiere a la serpiente o se recibe su herida (Sigurd, Aquiles). También tiene un sentido funerario, ya que el difunto de alguna forma “se marcha”. Después de su partida no queda más testimonio que sus últimas huellas. Este simbolismo un poco tenebroso, probablemente viene de algunos edificios romanos, de la antigüedad cristiana y del gótico.

 Por su parte, la liturgia de la Iglesia Católica el estar de pie lo correlaciona enteramente con una intima actitud del espíritu, una disposición de asentimiento a lo que el Nuevo Testamento enseña, una adhesión firme y decidida a todo.