UN PARAJE DE LAS ALPUJARRAS

VISTA PARCIAL DEL

PARAJE NATURAL DE PUNTA-ENTINAS SABINAR

Aunque identifiquemos normalmente, la Alpujarra con las sierras y montes que la engalanan majestuosamente, hay una parte de ella, que no por ser menos conocida es menos trascendente. Son sus playas, (ahora llamadas zonas costeras), pero Alpujarras de toda la vida.

 

El que me trae hoy a colación, comienza allí, en Roquetas de Mar, en donde los hoteles y edificios modernos de la “urba”, hacen que tu imaginación piense en lugares traspasados por el turismo de masas, como Gandía, Benidorm o incluso Marbella.

 

Pero nada más lejos de la realidad, si caminas unos metros, después de la “Urba”, comienza el Paraje Natural de Punta Entinas-Sabinar, que transcurre junto al mar desde Roquetas de Mar, -como digo- deslizándose suavemente, desde la Torre de los Cerrillos del siglo XIV, pasando por el Faro Sabinal,  hasta el término de El Ejido, en la zona conocida como Almerimar. Son más de 2.000 ha. entre el Paraje Natural y la Reserva Natural.

 

Puedes recorrerlo en bici, a pie (es bastante extenso), o en coche bordeándolo por la zona de invernaderos, y penetrando esporádicamente en el parque a pié por sus diversas entradas. Está prohibido entrar con vehículos, si no son autorizados. Llevad pantalones largos, porque sino acabaréis arañados en vuestros vástagos andaderos.

 

Cualquier día tendré que hablar algo de la flora del parque, y de sus majestuosas dunas, pero hoy os dejo algunos testimonios fotográficos de mi recorrido faunístico por el mismo en este verano,  sintiendo la hermosura de esta parte; la explosión de vida que recorre esta zona menos conocida que las elevadas cumbres de nuestras queridas Alpujarras.

 

Si deseáis más información sobre el Parque la tenéis en Wikipedia, y en la página de la Fundación Punta Entinas-Sabinar e Isla de Alborán.

 

 

FAUNA DEL PARAJE PUNTA ENTINAS-SABINAR