BRANDY OXIGENADO

Hallábase en su mitad el pasado siglo XX, cuando a falta de grandes remedios a las situaciones cotidianas, se ofrecían algunos pequeños que hoy calificaríamos de auténticos “multiusos”.


Así que como podréis ver, si despacito analizáis la etiqueta, un brandy oxigenado, puede ayudaros en múltiples situaciones y serviros para los distintos inconvenientes cotidianos de vuestras vidas:


Es inconfundible

Abriga-alimenta

Da alegría, ingenio, vigor

Calma pesares

Contra resfriados

Aleja el contagio

Aleja el dolor

Para el automóvil

Para los viajes

Para los ciclistas

Para cazadores


En la publicidad para poder comprarlo se puede saber que no hacía falta contraseña ni e-mail, para que te lo enviasen, y afinando lo afinado, está claro que lo de “compartir”, no se ha inventado ahora, pues claramente dice:

 

“Si nuestra oferta no le

interesara, favor de hacerla seguir a quien

crea pueda interesar. Gracias.”


Rómpanse la cabeza hoy, queridos especialistas en gestiones publicitarias, pero como tantas otras aportaciones novedosas y desconocidas, podrán comprobar que todo estaba ya inventado.